(*) Campos obligatorios

* Nombre
* Teléfono
* E-Mail
* Consulta

Dr. Diego Pla

MN 111973 MP 451259

Especialista en Ortopedia y Traumatología

Cirujano artroscopista. Cirugía de Rodilla, Hombro, Cadera

CONSULTORIO: Centro de Ortopedia y Traumatología de San Isidro (CTO)

Tel.: 4743.1425

Luxación, una lesión muy habitual

En este capítulo, de ortopedia, hemos hablado a cerca de las lesiones más comunes entre los seres humanos, sus síntomas, sus tratamientos, y la forma en la que la medicina y la tecnología tienen hoy, para reparar esos problemas, pero es en este artículo que nos referiremos al tema de la luxación, ¿qué es?, ¿cómo tratarla?, ¿cuáles son sus síntomas?, y ¿cuántas clases o tipos de luxaciones hay? Esto puede servir al lector para saber más a cerca del tema, pero de ninguna manera podrá ser usado para dar un diagnóstico, porque para ello los médicos se valen del diagnóstico por imágenes.

que es la luxacionDicho esto, comenzaremos diciendo que una luxación, (dicho en palabras simples), es una dislocación y separación permanente de dos articulaciones, que se produce cuando se aplica a la zona un impacto violento, tanto, que saca de lugar dos huesos, entre las que encontramos luxaciones parciales, y totales. Entre los síntomas más comunes, se encuentra el intenso dolor en la zona en la que se da esa separación, y existe la posibilidad de una deformación en ese lugar, dado que los huesos se encuentran separados, muy difíciles de mover cuando se encuentran separadas. Los médicos recomiendan que ante una luxación, se inmovilice la zona, aplicando las compresas de hielo para desinflamar, además claro está de mantener al paciente en reposo absoluto. Se traslada al paciente al hospital para practicarle las radiografías, y ver mediante las pruebas qué tipo de tratamiento se seguirá de allí en más. Los centros de traumatología, están preparados para recibir al paciente, al que le realizan las pruebas y los exámenes necesarios para aplicar procedimientos, tratamientos, como por ejemplo el yeso, las férulas, etcétera.

Entre las luxaciones más habituales, se encuentran las de hombro, de cadera, de codos, de los dedos, que pueden ser producto de caídas, de golpes, o accidentes. Existe un riego muy importante en este tipo de problemas, es que el hueso que se ha desplazado, comprima vasos sanguíneos, o nervios que se encuentran en la zona. La diferencia marcada entre una luxación y un esguince para que nos quede claro, es que en el esguince la articulación vuelve a su lugar, y en el primer caso no lo hace. El paciente llega al hospital traumatológico, con un intenso dolor en la parte afectada, y es el médico y el grupo de médicos que practican los estudios necesarios, como por ejemplo una resonancia magnética, una radiografía completa, para detectar la gravedad del problema. En resumen: cuando estamos en presencia de un paciente luxado, los síntomas son dolor, hinchazón de la zona afectada, los dolores son más intensos cuando el paciente intenta moverlo, y hay una deformación clara del lugar en la que se dio el problema. Claramente, se deben hacer los primeros auxilios para que el paciente se encuentre lo más reposado posible, en principio para poder practicarle todos los estudios correspondientes, para que no tenga ese dolor, y para que se calme, y desde luego que en el hospital le suministrarán los medicamentos que corresponden para calmar ese intenso dolor.

 

¿Quienes sufren más las luxaciones?

Existe un tiempo en el que se puede hacer todo lo necesario para colocar el hueso en su lugar, y no tener ninguna complicación futura, y ese término en horas es de veinticuatro horas, más de ese tiempo, se podría pensar en un problema mucho peor, por ello cuando se sospecha de una luxación, se debe acudir de inmediato al hospital dentro de ese período para evitar males mayores. Muchas veces se debe adormecer al paciente o aplicar anestesia local para poder hacer los estudios, de lo contrario el movimiento impide el resultado de esa imagen. Una vez que se ha colocado el yeso, el paciente va cicatrizando y se van reparando los tejidos que rodean a la zona, pero se recomendará un tratamiento de rehabilitación, la fisioterapia que devuelve al paciente a su estado normal.

¿Quiénes están expuestos a luxaciones?, sin dudas los deportistas, y las personas que por variadas razones hacen trabajos de mucha intensidad, o los individuos que en casos fortuitos tienen accidentes en la calle, como los motociclistas por ejemplo. Es por ello que la prevención en este sentido juega un papel fundamental. También se puede hablar de una luxación de caderas del recién nacido, en los casos en los que el bebe nace con ese problema, principalmente las niñas, este es un problema congénito, que si es detectado a tiempo se puede corregir perfectamente, pero debe ser detectado antes del año de edad, más allá de es período de tiempo, el niño no podrá caminar. Es en los consultorios de pediatría, que se mira este tema en cada una de las consultas para descartar ese problema, por ejemplo cuando vemos las piernas del bebe, que tienen diferencias entre ellas, hay que consultar y quitarse la duda, por ejemplo un pliegue de más, o que no coinciden entre ambos, puede ser producto que haya una luxación congénita de caderas. Lo antes posible detectado, se corrige.