(*) Campos obligatorios

* Nombre
* Teléfono
* E-Mail
* Consulta

Dr. Diego Pla

MN 111973 MP 451259

Especialista en Ortopedia y Traumatología

Cirujano artroscopista. Cirugía de Rodilla, Hombro, Cadera

CONSULTORIO: Centro de Ortopedia y Traumatología de San Isidro (CTO)

Tel.: 4743.1425

Valvas ortopedicas

modelos de valvas ortopedicasLas valvas ortopédicas son dispositivos confeccionados, normalmente, en material de polipropileno semi rígido moldeado, de espesor variable, pero generalmente de 4 mm. Las valvas ortopédicas se utilizan para inmovilizar distintas partes del cuerpo y articulaciones, y se indica para el tratamiento de traumas y lesiones tanto en el tejido blando (tendones, cartílagos, tejido conectivo, etc.), como el duro, es decir, los huesos. Las entorsis y esguinces en muchos casos suelen ser tratadas mediante la colocación de valvas y férulas inmovilizantes, para acelerar la curación del tejido lesionado. Existen distintos tipos y modelos de valvas ortopédicas, para adaptarse a la parte del cuerpo que deban inmovilizar. Por lo general vienen en distintos tamaños o talles, y pueden colocarse solas, como también formar parte de una férula o vendaje de yeso. Por ejemplo, las valvas antiequinas son un tipo de valva que se coloca en el pie para evitar la flexión plantar, y contienen el valgo o varo del tobillo. Las valvas ortopédicas antiequinas pueden ser tanto rígidas como flexibles. Las que son flexibles cuentan con un diseño anatómico que se adapta a la parte inferior de la pierna o debajo de los gemelos, abarcando la parte del tobillo así como también todo el largo de la planta del pie.

Este tipo de dispositivo se utiliza para evitar la flexión plantar en forma de resorte. Puede venir en distintos talles y también puede adaptarse a la pierna derecha o a la izquierda, variando la forma para una y otra pierna. Algunas valvas se colocan en la parte interna de las botas Walker, para inmovilizar el pie y el tobillo. La bota se compone de material inyectado en nylon, con barras laterales de aluminio que se ocupan de estabilizar el movimiento lateral y medio del tobillo, controlando la flexo extensión y permitiendo que el paciente camine. Las valvas ortopédicas también pueden ser para uso pediátrico, por ejemplo las valvas pediátricas abductoras de ante pie, que son las recomendadas en los casos en los que deba llevarse adelante un tratamiento por de metatarso varo, o casos de ante pie aducto infantil. Este tipo de valvas se confeccionan en polietileno de alta densidad, y en su interior son acolchadas con material de plastazote. Cuentan con un cierre en la pantorrilla anterior de material velcro, que también agarra a la altura del tobillo y del mediopie. Algunos modelos inmovilizadores del pie, están conformados por una férula que cumple la función de contener la inestabilidad medio lateral del tobillo. Esta clase de dispositivo se confecciona en espuma de poliuretano bondeada en jersey exterior y toalla interior, que otorgan comodidad al usuario, evitan roces e irritaciones y permiten la absorción de la transpiración. Contienen 4 ballenas laterales, y un cierre de velcro anterior. Por lo general todos los productos ortopédicos vienen por talla, especialmente si son para los pies, cuyos talles pueden ser sumamente variados.

 

Modelos y aplicaciones

Las valvas ortopédicas se utilizan también para el tratamiento de lesiones en la muñeca, así como también del antebrazo. También se recomienda su utilización en casos de infiltraciones, daños en los ligamentos, músculos o tendones, y para los casos en los que se desea sustituir el yeso, como por ejemplo para el tratamiento y la curación de quebraduras. Este es un dispositivo sumamente funcional, que le permite al usuario la movilización de los dedos de la mano. Su confección incluye barras de duraluminio. Algunas valvas se indican para mantener la posición inmóvil de los pies y tobillos de forma correcta, evitando posibles ulceraciones en pacientes que permanecen durante largos periodos en cama recostados. Otro tipo de valvas ortopédicas que se utilizan para tobillos incluyen barras laterales de polipropileno, que cumplen la función de inhibir la inversión del tobillo.

Esta clase de dispositivos suelen indicarse para su utilización en postoperatorios, así como también para después de quitar un yeso, o para tratar esguinces de tercer grado o más. Su diseño que combina de cierres en el talón y en la planta del pie resulta propicio para prevenir la inversión del tobillo, sin restringir la dorso flexión del pie. En los modelos de valvas ortopédicas para las rodillas, las mismas se recomiendan para la estabilidad media/lateral moderada, que incluye la relajación de ACL/PCL. Estas valvas se suelen utilizar en casos de postoperatorios, así como también para rehabilitación o aplicación funcional. Su diseño incluye una bisagra policéntrica que permite el ajuste adecuado, de la forma mas conveniente para el paciente, a discado de las posiciones de flexión / extensión a 0, 15, 30, 60 ó 90 grados. Esta es una valva ortopédica liviana, rígida y de perfil bajo. Muchas veces es indicada por los ortopedistas para sustituir el yeso, en los casos en los que la lesión lo permite. La valva es mucho las cómoda para el paciente que el yeso, y mas segura, por lo cual siempre que sea posible hacerlo, resulta la mejor opción.